En el Cuerno de África.

domingo, 21 de agosto de 2011



Las cosas importantes siempre acaban ocupando un segundo plano. Así es como vemos la realidad nosotros, entre un andamio y un árbol. Unos hablando de beneficios de la visita del Papa, rezando y cantando por las calles. Otros, los importantes, haciéndonos la vida imposible a los que vivimos en Madrid, con cortes de tráfico imposibles, colapsos del transporte público y violencia. Otros, quejándonos porque nos sentimos incómodos por cuatro días de nada. Yo el primero. 

Creo que algo nos falla. Que lo verdaderamente importante no está aquí  en Madrid. Ni en Roma. Lo verdaderamente importante está en otro lado, y si no nos hacemos cargo de ese lado, pronto no habrá metros y trenes de los que quejarse, ni rezos que valgan. No habrá Madrid y no habrá Roma. Nada. 

Yo me siento un poco más egoísta que antes. Y no me gusta. 

4 comentarios:

Ana Pepinillo dijo...

estoy contigo, no sabemos a dónde debemos mirar.

Javier García-Villaraco dijo...

Sí.. nos miramos a nosotros y poco más.

Stultifer dijo...

Como está lejos, es pobre y nos traería dolores de cabeza... lo olvidamos. Preferimos vivir pensando que somos felices.

Javier García-Villaraco dijo...

pues sí... pero si eres sensato, no eres tan feliz.

Publicar un comentario