Sueños ligeros para viajes polares.

viernes, 4 de marzo de 2011

La carretera de Å a Austvågøy es larga y sinuosa. Los cristales han empezado a congelarse y yo hago figuras en el cristal con el vaho que expulso de mi boca. Es una P, de perdido, de posible, de peligro, de polar. Saco la cabeza por la ventana y me rozas la mano como para intentar que no me escape. Tranquilo, no voy a ningún lado. Sonríes. Las estrellas parecen más cerca que nunca. El frío se me clava en las mejillas como miles de diminutos alfileres. Alargo la mano y aprietas la tuya. Pones un acústico de Portishead y aguardas mi reacción. Sabes que me encanta. Sabes que te miro, lo sabes. Sabes que no puedo evitarlo, sabes que me vuelves loco, que eres agua hirviendo en mi helado corazón. Separo mi mano y giro la cabeza de nuevo a las estrellas. No se como a veces dejas de tocarme, me preguntas. 

Derechos de autor Todos los derechos reservados por daviDRombaut

4 comentarios:

Juan José dijo...

"Expuluso", me encanta el palabro... lo demás no me gusta nada. He dicho!

Javier García-Villaraco dijo...

Jajajajaja realmente quería decir Expeluso... q es echar pelusillas por la boca.

Pop dijo...

de placer, de pre-orgasmo

rubeliete dijo...

Oooooh, Quien va contigo en el coche? XD

Publicar un comentario